Página principal

La Asistencia Personal es un Derecho Humano de las personas con discapacidad, tal y como se recoge en la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006 (CDPD). En dicha Convención, se hace mención específica a la Vida Independiente, a través de su Art. 19: «Derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad». De lo emanado de este articulado se desprende que, trabajar para desarrollar Políticas Sociales basadas en la Filosofía de Vida Independiente es, sin duda alguna, trabajar y preservar los Derechos Humanos para la población de personas con discapacidad.

En España, aunque la figura profesional de la asistencia personal lleva varios años en los principales debates sociales y está reconocida como una prestación económica dentro del Catálogo de Prestaciones de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, todavía tiene un largo camino por recorrer. Esta ley reconoce el derecho de estas personas a poder llevar una vida independiente de forma autónoma y activa, permitiendo que residan y desarrollen su vida cotidiana en su entorno físico y social habitual.

¿Qué es un/a asistente/a personal?

Este servicio se desarrolla a través del profesional de la asistencia personal, que es una persona que realiza o ayuda a realizar las tareas de la vida diaria a otra persona que por su situación de dependencia no puede realizarlas por sí misma o le resulta muy difícil hacerlas, permitiendo así que pueda llevar una vida independiente.

Este profesional no toma las decisiones y es la persona beneficiaria que recibe la asistencia quien en todo momento las toma. El/la asistente/a personal puede realizar cualquier tarea dependiendo de la situación que presente la persona a la que presta su servicio. Las tareas vendrán definidas por las diferencias funcionales y por las preferencias que tenga la persona usuaria de asistencia personal pudiéndose estructurar en cuatro tipos: actividades de atención personal, de ayuda a domicilio, de acompañamiento y soporte a actividades dentro y fuera del hogar, así como apoyar en actividades que formen parte del proyecto de vida independiente de la persona usuaria. El profesional de la asistencia personal hace posible que la persona con discapacidad y/o en situación de dependencia sea libre.